la industria del turismo (sic)

cuando entrás apurado a un baño público y no ves mingitorios, entraste al de mujeres. de haber leído esto en lugar de escribirlo, no habría sido atacado a carterazos en un restaurant pituco del sur de portugal. la palabra restaurant es clave. si te pasa lo mismo en un bar, sos distraído, sos incauto, capaz hasta sos tierno. en un restaurant sos un depravado que le gusta fisgonear a señoras muy mayores. más o menos así arrancó mi estadía en las tierras donde se habla el mismo idioma que en brasil aunque con algunas sonrisas menos. el pueblito de lagos es para tenerlo en la mesita de luz y darle una miradita todas las noches. con callecitas adoquinadas al por doquier, los peatones nadan en la abundancia. porque fotos a una capilla le sacamos todos, lo que hace diferente a un lugar es cuando le sacás fotos al piso [view photos!]. en portimao, praia da rocha o ferragudo se pueden ver cosas muy lindas también, sólo hay que saber revolver entre tanto barullo y tenedor libre. albufeira no, albufeira es puro mapa. en papel plastificado, nobleza obliga, pero cuando levantás la vista para ver dónde estás parado te arrepentís de no haber googleado. hay mucho aluminio dando vuelta para ser un lugar de playa. justamente en la playa vi algo que al director de una película de van damme le habría parecido un bolazo. escaleras mecánicas. es casi más cruel que asfixiar a un bambi con una almohada. que las uses después de 8 horas de vuelo porque se te durmieron las piernas todo bien. ¿reventaste la tarjeta en el shopping y terminaste cargada de bolsas? toda tuya. pero bajar a la playa en una escalera mecánica es inmoral. el progreso es otra cosa. cuando yo era joven si no llegabas corriendo a la orilla era porque habías aprendido a caminar sobre las brasas. los ojos vidriosos eran 50% dolor y 50% qué bueno estoy frente al mar. ahora resulta que apretás un botón y de la máquina expendedora sale un bebé de ojos claros. encima han quitado las escaleras tradicionales, con lo cual la única vía de protesta es tirándose de palito desde el borde del acantilado. las autoridades han colocado redes por si las moscas, aunque por un error de cálculo o una broma de mal gusto, las han puesto pegadas a las rocas. del otro lado de la playa, en lugar de colgar sogas para que la gente trepe quemando las calorías que se salvaron con las escaleras, la cultura del no te muevas ha instalado un ascensor. leíste bien, no hace falta volver atrás. decí que no andaba el portero cerca porque yo subí lleno de arena. en fin, solo es cuestión de tiempo para que las vacaciones lleguen por e-mail. los catalejos estratégicamente ubicados en las alturas también incitan a la polémica. a mí no me engañan, que no han sido puestos ahí para ver el mar más de cerca. la prueba está que no vi a ninguna señora interesada en las bondades del artefacto. por otro lado no puedo decir lo mismo de mucho pelado en sandalias. la experiencia me sirvió para desenmascarar el secreto mejor guardado del turismo mundial: los paisajes son mucho más bonitos de lejos. la foto 19 y la foto 21 son irrefutables, contundentes, escalofriantes. lo que me devolvió las ganas de seguir sacando fotos fue viajar en tren. turísticamente hablando, es el único recorrido predeterminado que vale la pena disfrutar. nada personal contra los city tours o las excursiones de luna llena, sólo estoy siendo sincero. y lo mejor de todo es que acá está permitido sacar los brazos por la ventanilla; aunque hay que tener mucho cuidado si querés volver a entrarlos.

7 comentarios :

  1. perdón a los que vía feed les llegó por triplicado, me oxidé un poco últimamente.

    ResponderEliminar
  2. Hola burro! Tanto tiempo!
    es cierto lo de tu oxidación. Primeramente me sorprendí de ver una entrada tuya en el reader, luego me tuve que rasquetear los ojos cuando vi que eran 3. Después me percaté que eran la misma cosa, y tuve que mirar 4 veces para ver si era una entrada del 2008 reloaded o una aventura nueva real.

    Ves? Mi reader, mis ojos y yo extrañamos tus aventuras.

    volvé más seguido..!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por escribir Hernán. Las fotos son increíbles, buenísimas.

    ResponderEliminar
  4. qué lindo imaga. yo también las extraño.

    gracias omarl!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno!!! Qué tengas lindas fiestas?? Vas a hacer la "temporada" 2011 en el Aprhodite o con algunos planes de seguir navegando?? Saludos

    ResponderEliminar
  6. Miro con el mismo desprecio a las escaleras esas. Menos mal que no me las crucé porque no la contaban (?).

    Y por la energía que se "ahorra ahí", después se va al gimnasio a simular que se camina por la playa, simular que se corre, simular que se hace remo, simular que se hace fuerza cargando sombrillas y heladeritas...

    ResponderEliminar
  7. anónimo, 2011 todavía es un misterio. aphrodite es un lindo recuerdo, pero la vida sigue.
    muy de acuerdo milton. y en la playa están con calculadora en mano para ver cuántas calorías son 3 barquillos, o un bombón helado, o una coca no light. no sigo porque me hace mal.

    ResponderEliminar