el triángulo, desde adentro

el otro día veníamos por el medio del océano y paramos para darnos un chapuzón. no me preguntes por qué, pero tirarse un clavado y no tocar el fondo produce una sensación de bienestar similar a la de acariciar un panda. claro que lo de tocar el fondo es una utopía, ya que con 4200 metros de profundidad no llegás hasta abajo ni aunque te aten un piano de cola. en el cuarto de al lado nos estaban esperando 45 nudos de viento. que lo tiró, en un velero cualquiera cuando soplan 45 nudos tenés que agarrarte de algo para no volverte barrilete. acá, los que no estaban de guardia estaban mirando pelis en un plasma. se movía, sí, como también se mueve un subibaja, pero vaya si están buenos los subibaja. a 100 millas de bermuda nos encontramos con un pajarito tamaño canario. y fue raro, porque ver, no sé, un albatros por ejemplo, bueno, es normal, el tipo es grande y salió a dar una vuelta. pero a este pajarito daban ganas de abrazarlo, tan chiquito y por allá solo. en bermuda tuvimos que esperar que nos manden un juego de velas nuevo, y tardaron tanto que casi nos dan la ciudadanía. yo incluso aprendí a hablar en bermudiano, que es como el inglés pero mucho más british: preguntás por una calle y te invitan un té con masitas. si vas por un fin de semana te queda la sensación de que es un lugar maravilloso, después de un mes querés cruzar el atlántico en bici. todo es sumamente pintoresco, pero tiene menos onda que un desalojo. mucho pastito corto y poca ironía. de yapa, 1 kilo de café cuesta lo mismo que un 2 ambientes en villa urquiza. tal vez arrancamos con el pie izquierdo cuando los primeros cinco días nos tocó lluvia. al mal tiempo buena cara, pensé cuando me vi en el espejo con la cara de cindy crawford. bermuda se puso bueno cuando conocimos a unos argentinos que viven ahí. capaz que seguía lloviendo, pero a quién le importa la lluvia cuando entre mate y mate escuchás que alguien se ríe en argentino. vicky, pitu y marcelo, gracias por hacernos olvidar que estábamos en el país de los no quioscos, donde para conseguir unos chicles tenés que esperar a que mrs. johnson haga las compras del mes. y a vos bermuda, gracias por ser tan chiquito y convertirte en el primer país que con una tarde me alcanzó para recorrerte arriba de una scooter [view photos!]. lástima que me dejaste sin programa para los otros 30 días.

5 comentarios :

  1. Hernan, me acabo de leer todo el blog de un tirón, y tengo nada más para decirte: "GRACIAS LOCO!".

    Aunque no sé un sorete de navegación, es mi sueño también hacer lo que estás haciendo... supongo que lo demás se aprende...

    Pero leerte de la manera que escribís y sobre lo que escribís me da unas ganas de darte un abrazo que casi me siento maraca, mirá lo que te digo...

    Mis felicitaciones por llegar a donde estás y un abrazo grande desde Argentina!

    ResponderEliminar
  2. Hernán tu blog es exelente!!! te felicito y linkié / linkee ? al mío

    ResponderEliminar
  3. Pablo Barruti24/5/08 23:17

    Hernan,

    llegue a tu blog atravez del de martin varsa.
    me gusta la manera, la frescura y la ironia con la que escribes.

    Sigue dando la vuelta al mundo y disfrutando!!

    ResponderEliminar
  4. Negro, nacho, espero que sigan con buenos vientos (frase robada al viejo en tu despedida).
    Todavía tengo la imagen gravada de tu improvisado arreglo del mástil en Colonia, que personaje...
    Además de que todos supimos que nos mentiste y no pudiste arreglar nada.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hoy descubri tu Blog y no pude menos que leerlo todo de un saque,no te envidio pues espero que dentro de 5 años cumplamos nuestro sueño (mi mujer y yo) de navegar esos mismos puetos.Por ahora solo trabajamos juntando euros para comprar el barco.Si andas por el norte de Cataluña espero tu visita.Segui tu hermoso sueño y compartilo con nosotros asi tambien nosotros podemos seguir soñando. Gracias JC.

    ResponderEliminar