ciudad tour

montevideo está llena de cosas para ver. aunque no sé si soy un buen parámetro, yo me puedo quedar 40 minutos contemplando un pasacalle. más allá de eso creo que la ciudad colecciona lugares imperdibles. y yo, que me recibí de turista hace un mes, los quiero conocer a todos. también quiero conocer a meg ryan, pero para eso todavía falta. para llegar a ciudad vieja, el puerto y la rambla del centro, tengo que atravesar media ciudad. el monopatín anda de perlas, pero en un arrebato de cordura entendí que estaría bueno llegar a los 50 años, vivo. mejor voy en colectivo. en los colectivos de acá se puede pagar con billetes. son esas cosas que uno disfruta en esta ciudad donde los números de teléfono aún tienen 7 cifras. una vez estuve una hora y cuarto esperando un colectivo en una ruta cerca de campana y cuando pasa me entero que el pasaje cuesta cuatro pesos con cincuenta, en monedas. lo lejos que queda campana de cualquier lugar del mundo cuando uno no tiene cuatro pesos con cincuenta, en monedas. me fui por las ramas, pero me importa tan poco. bajo en la plaza donde descansan los restos de artigas y me mezclo con turistas 100% turistas. mucho europeo típicamente despreocupado, si no tienen problemas los que están allá, mucho menos los que salen de viaje. mucho brasilero chorreando alegría, cuando hablan con su mujer, toda la cuadra se entera de que ahí se puede comer por 3 reales. la zona se llama ciudad vieja porque es vieja. capos, los uruguayos. en cualquier otro lugar se llamaría El Castillo, aunque no hubiera ninguno, pero acá son tanto más simples. como tomé la precaución de no mirar ninguna guía turística, sólo le saco fotos a lo que a mí me gusta [view photos!]. en la zona del puerto me desilusioné un poco, como cuando destapás y seguís participando. no sé si por ingenuo o por ignorante, yo esperaba encontrar paisajes onda quinquela martín, pero sólo vi contenedores y alguna que otra grúa. de lejos, claro, porque estaba PROHIBIDO EL ACCESO A TODA PERSONA NO AUTORIZADA. tan lejos de estar autorizado como de ser cinturón negro de karate, encaré para la rambla. y foto va, foto viene, descubrí el verdadero significado de los bancos [view el verdadero significado de los bancos!]. semejante descubrimiento me obligó a reflexionar: ¿cómo corno hace papá noel para entrar por la chimenea de un 7º F?

13 comentarios :

  1. Negro cada vez redactas, describis mejor, deberias haber sido escritor y no publicidad. Las fotos tambien son muy buenas.
    Un abrazo
    Tu hermano

    ResponderEliminar
  2. Que buenas fotos querido amigo! Excelente relato!

    ResponderEliminar
  3. sigo leyendo y me gusta. Voy a ser otro integrante del viaje, permiso, me instalo en la proa y voy mirando callado, con el viento en la cara. Y usted cuente, que viajar en los sueños de otro es sencillo y económico, y un gran impulso a la mente hogareña.

    Conoció el prado? miguel ya me estuvo contando algo, y sigue pendiente una invitación que hice que hice a través de él, no se si hablaron. Pero no se pierda el prado, todo el prado, el barrio con más nostalgia en este montevideo que se derrumba de a poco y donde todo deja de ser.

    ResponderEliminar
  4. B: gracias por las imágenes y relatos. qué regalos!

    y coincido con jean georges, aunque creo que el shamrock en cualquier momento se va por el ojo..
    vamos che, muevan un poco para popa q ahí el paisaje tb garpa

    ResponderEliminar
  5. Burro, saludos de Angelito y Primavera.
    Les voy llevando tus novedades semana a semana.
    Saludos

    María

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que con tanto lio entre dos paises tan unidos, existan tipos que escriban, miren y sientan como vos.
    Bien flaco, muy bien.
    Un uruguayo mas.

    ResponderEliminar
  7. Vicky, de Zárate28/11/07 13:53

    Coincido con Jean Georges: la sola lectura es un placer. Discrepo con tu hermano: no debieras haber sido escritor, sino uno de esos cronistas de viajes del S XIX que hacían viajar a tantos sedentarios con sus relatos mezcla poética+aventurera . Pero vos, encima, tenés las fotos. Me encantaron los bancos, nunca los pensé como mirador del universo... está bueno. Dale, seguí que queremos seguir leyendo!!!

    ResponderEliminar
  8. Burro

    Sos un capo; te conozco desde hace unas horas gracias a tu blog y ya te admiro; cuando sea joven voy a ser como vos... Mañana (30/11) estoy saliendo en un 28 pies rumbo al Este parando (de ida o vuelta segun de el viento) por todos los riachos y puertos alternativos; espero cruzarte, de todas formas ando en el velero sin Meg Ryan;

    Buenos vientos y mucha agua bajo el casco!!!!
    Diego
    Velero REPIQUE

    ResponderEliminar
  9. Negro querido, veo que cada vez vas sumando más tripulantes, cuando vuelvas vas a tener que pedir prestada la Libertad para llevar a todos a dar una vuelta. Sigue siendo un placer leerte y viajar desde la jungla de cemento a un rincón del Shamrock, lamento no haberme subido a alguno de los viajes anteriores.
    pd, como ganas con mis gafas.:)
    Abrazo. JuliánP

    ResponderEliminar
  10. Que groso el viaje... se me hace agua la boca... pero lo tuyo no es un velero es un... es un transatlantico.. que, digo transatlantico es un buque de carga... que digo buque de carga es el arca de noe... segui subiendo gente!! vamoooo nene!!!

    ResponderEliminar
  11. Hernan , que lindo ver que de a poco vas cumpliendo tu objetivo , me alegro que lo estes pasando bien y disfruto mucho tus relatos nos haces sentir q estamos alli con vos en esta navegada.

    Un abrazo fuerte fuerte lo mejor

    Andrea Cuatrero II

    ResponderEliminar
  12. hernan, loco, creo que naciste para esto.
    Te leo siempre. Disfrutalo x todos nosotros... hijos de la rutina y el rigor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. 4-12-07
    Me entero por la prensa de tu proyecto de navegante....
    solo saludarte, y si querés una comida en tierra o algun libro...ofrecerte hospitalidad montevideana


    mi casa es en parque batlle, a 10 min del yatch y tanto yo como mi hijo varon somos medio nautas (sin barco propio todavia, garroneamos a un fliar....)

    se me ocurrio pasarte el libro de un uruguayo que dio la vuelta al mundo (en como 10 años) con un barco parecido al tuyo, quiza lo hayas conocido en el puerto. Es un libro de viaje clasico, muy ameno y nada plomo, a la orden...

    bueno, suerte en el viaje...
    quiza te hagamos una visita en el puerto
    mi mail por cualquier cosa es peterfitermann@hotmail.com

    suerte

    ResponderEliminar