¿y lo de la tostada?

la mañana antes de partir hacia la paloma, mientras preparaba el desayuno una de mis tostadas se convirtió en la primera tostada de la historia en no caer dada vuelta. fue la señal de que algo importante iba a pasar... zarpé de piriápolis con viento en popa. ni mucho ni poco, una delicia. la delicia duró lo que duran los caramelos media hora: 6 minutos. porque seamos sinceros, esos caramelos no duran tanto ni comiéndolos con el papel puesto. de todos modos son una leyenda y los respeto mucho. al cabo de 2 de esos maravillosos caramelos me encontraba en medio de una calma chicha. de puro pijotero, en lugar de arrojar el ancla y esperar que vuelva el viento, decidí aprovechar los 2 nudos de corriente a favor que hay en la zona. el problema es que el timón de viento, y acá es donde me luzco aplicando la lógica, sólo funciona con viento. lo miro a washington y la mirada más tierna que vi en un perro no le alcanza para zafar de timonear. un rato cada uno eh, tampoco lo traje para que sufra. más tarde también se sumó la pava [view photos!], aunque para alguien que cruzó el atlántico una calmita de estas es casi un hobbie. ahora la velocidad del shamrock ni siquiera entra dentro de los parámetros de velocidad. si en ese momento pasaba una aguaviva y me decía Te juego una carrera, yo arrugaba. a la tardecita siento un resoplido atrás de mi popa y pienso emocionado Uy, un lobo marino. me doy vuelta y Uy uy uy, pero si es un delfín! y está jugueteando a 2 metros de mi barco. ja! mi primer delfín. lo más parecido que había vivido a esto fue subirme a una orca inflable adentro de una pileta. la noche me agarró frente a punta del este. una noche regada de estrellas, y ahí afuera sí que son infinitas. mis luces de Nautiled se suman a la fiesta. porque además de cuidarme y avisarle a los buques mercantes que ahí abajo hay un velero de 7 metros, también quieren salir en las fotos. sí, eso fue un chivo. a media mañana ya estoy cerca del puerto. cuando le hice un service al motor, el mecánico me dijo que estaba hecho un relojito. lástima que le dejó la hora de tokio y arranca cuando quiere. ahora por ejemplo no quiere. igual no me quejo, yo le daba mucho menos. suerte que el puerto de la paloma es fácil para entrar a vela, aunque eso no quita que me hubiera gustado que anduviese. podría haber sido peor, mirá si me pasaba lo mismo cruzando la 9 de julio.

6 comentarios :

  1. evindentemente si washington se hace cargo del timón, es de fiar, tanto como para llevarlo de compañero de viaje a cualquier lado.

    ResponderEliminar
  2. Si estás unos días en La Paloma, y pasás por La Aguada, en la esquina de Arazati y Tabare está "La Ensenada". Ahí está mi hermano Rodrigo (también conocido como Loli) que ya es todo un "palomense". Lo estoy llamando y avisándole, por si Washington o vos necesitan algo. Saludos! Vicky (desde Zárate)

    ResponderEliminar
  3. Hernan soy Horacio de La Paloma, quedate tranqui que el buque esta bajo control. como van tus cosas por ahi? saludos

    ResponderEliminar
  4. ja...y cuando te subiste a la orca inflable??? yo quería!!! los más grandes siempre se quedan con lo mejor... ni hablar de la ropa, menos mal q soy mujer y no fue a mi a quien pasaste tus pantalones emparchadosss!

    muuuuchos muchos muchos besos
    tkm

    ResponderEliminar
  5. me subi al shamrock anoche y no me bajo aunque demores en bloggear, porke igual fantaseo con los puntos blancos del cielo y recuperar ese estado de animo que compartis en cada entrada

    que vaya t bien y si amarras en barcelona estas invitado

    julio

    ResponderEliminar
  6. Hola
    como va la cosa

    me imagino que pasaras por aqui algun dia

    ResponderEliminar