welcome to jamaica

saquémosnos la careta, la pesca con trolling es una farsa. yendo para jamaica tiré un señuelo para ver si picaba algo. al rato alguien me grita “Hernán, tenés pique” (in english, of course). voy, pego el cañazo, recojo, pesco. me sentí más cerca de la aventura la vez que abrí una lata de arvejas con una victorinox. el trolling, según mi no tan humilde opinión, está un escalón por debajo de tirar una granada y recoger los peces. miento. al menos con la granada corrés el riesgo de que te explote encima. jamaica me hace sentir tan bien que hasta me dan ganas de decirle al mundo que me gusta el pop. no del todo como para ir por la calle sacudiendo la cabecita tipo perrito de guantera, pero cada tanto me clavo un tema de shakira. y lo digo. los jamaiquinos tienen dos palabras que usan para todo: yeah man.
ejemplo 1:
- ¿estuvo buena la fiesta?
- yeah man.
ejemplo 2:
- che se te está prendiendo fuego la casa...
- yeah man.
jamaica, perdón por la obviedad, da para todo [view photos!]. el otro día me lo crucé a ralph lauren. ralph lauren me importa casi tanto como saber el número de bicicletas por habitante que hay en noruega. hasta me atrevería a decir que sus camisas con el caballito pretencioso me dan alergia –y tachame también a Polo de la lista de sponsors– pero es muy loco que un tipo que hasta ayer era una etiqueta hoy pase haciendo footing. en el mismo lugar me puse de novio de 21:00 a 00:20 con una chica de georgia. trabaja 3 semanas al año y el resto del tiempo es millonaria. y ahora no sé cómo voy a hacer para unir esto con lo del yogurt, pero hoy mientras degustaba uno con activia regularis, me dio la sensación de que algunos productos se están yendo un poco al carajo con las promesas. ahora resulta que 140 gramos de yogurt te renuevan la flora intestinal, estimulan las defensas, te llevan los nenes al colegio, no sé, hasta tengo miedo de que venga un yogurt y me robe el puesto. pero como no me pienso quedar de brazos cruzados, voy a donar 4 renglones de mi blog en pos de que algún día recuperen el terreno perdido las canchas de paddle de los lácteos: la leche cultivada.

5 comentarios :

  1. yeha man, la pegaste y me alegro que se te oiga feliz, cuidate en el cruce

    ResponderEliminar
  2. se extrañaba tu crónica!!! qué bueno q esté de vuelta!
    Vicky, desde Zárate.

    ResponderEliminar
  3. Hola Hernán:

    Soy el hermano de Angelito (El Muelle del Rio Rosario.)
    Me dió gran alegría encontrar las fotos de ellos y tus comentarios.
    Hace unos minutos cuando hablaba por teléfono con él y le dije que encontré tu página, me pidió que te diera sus saludos.
    Mi hijo y yo, vivímos cerca de Chicago en los EE.UU. y siempre añoramos cuando íbamos los tres, con mi señora, a El Muelle. Pasabamos muy lindo! Comíamos "viejas del agua" que son muy parecidas a la langosta. Deliciosas! Tirábamos la red a la tarde y en la mañana sacabamos viejas del agua, bagres, carpas y todo lo que flotara a media agua.
    Grandes asados en la estufa!! Los higos!
    Me alegro que te divirtieras en Rosario y suerte que a Manu le habían sacado la libreta! Si lee esto me mata!
    Bueno Hernán, mucha suerte para tí y la tripulación con la que van a atravesar el Atlántico.
    Un abrazo.

    Gustavo Casás

    ResponderEliminar
  4. Excelente su prosa.
    Y se agradece.

    ResponderEliminar
  5. Mucho mejor Negro...Un abrazo

    ResponderEliminar